Buscar

¿Cómo conservar la energía a lo largo del día?

Cuando tenemos jornadas laborables extensas e intensas, mantenernos enfocados y con energía es un desafío.

Reuniones prolongadas, o permanecer varias horas frente a la pantalla en una misma posición, es algo que repercute en nuestro cuerpo, emociones y también en nuestro lenguaje.


La práctica de mindfulness “estar presentes”, nos acerca una posibilidad de volver a conectarnos con nosotros y recuperar nuestro centro: físico y emocional.

Así como cumplir con las responsabilidades que tenemos para el día, terminar una presentación, preparar una reunión, atender a los clientes es importante. También lo es el lugar desde el cual lo hacemos. Mantener la coherencia entre nuestro cuerpo-emoción-lenguaje, nos permite volver a empezar el día, en medio de la jornada.


Para ello necesitas planificar 3 pausas en el día, de no más de 5 minutos.


Si es posible poner algo de música tranquila mejor, silencia tu celular, los sonidos de tu computadora. Si podes cerras los ojos, sino fíjalos en un punto en el horizonte. Endereza tu postura, descruza las piernas, y realiza una inspiración por la nariz en 3 tiempos, retené el aire en tres tiempos en la panza y exhala suavemente por la boca en 4 tiempos.

Concéntrate en tu respiración, en como el aire entra a través de tu fosas nasales, y en como sale por tu boca. Relaja los músculos de la cara, frente, boca, afloja las mandíbulas. Relaja los hombros, relaja los brazos, las manos. Recorre tu cuerpo con la mente, los muslos, las pantorrillas buscando tensiones y relaja esas partes. Conéctate con la planta de tus pies, sentí sus apoyos.

Ahora es momento a realizar dos veces más las respiraciones profundas, inhalando por nariz en 3 tiempos sin forzar, reteniendo en la panza 3 tiempos y exhalando en 4.


Implementá estas pausas, generando una rutina y notarás el efecto de relajación y bienestar.

¡Pequeños cambios, grandes impactos en nuestra salud!

Estela Pirra.

75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Soltar.