Buscar

La danza de las conversaciones ¿“Indagar” o “Proponer”?

Actualizado: 4 de jun de 2018

Desde la Ontología del Lenguaje vemos que existen dos modalidades de hablar en una conversación: la “proposición” y la “indagación”.

En la danza de una conversación resultó muy enriquecedor el empezar a observarme desde esta nueva distinción y así aprender cuál era aquella en la cual me sentía más cómoda y cuál estaba más ausente. Y empecé a evaluar cuál era la mejor según el contexto que tenía, mi interlocutor y el objetivo de la conversación. Esto permitió que mis conversaciones fuesen más efectivas y se alinearan a los resultados que quería obtener.


¿Qué significa “Proponer”? Al proponer, hablamos de nuestras propias inquietudes, nos damos a conocer, mostramos la forma en que observamos e interpretamos lo que acontece y ofrecemos nosotros, acciones que se adecuan al mundo de posibilidades que vemos.

¿Qué significa “Indagar”? En este caso hablamos para que sea el otro quien revele sus inquietudes y se de a conocer, preguntamos para conocer cómo el otro interpreta la realidad que acontece y cuáles son las acciones que ve como posibilidades.


Así al danzar entre una y otra modalidad, vamos construyendo una conversación en la cual se crea una nueva posibilidad que quizás no estaba considerando. Al indagar, escucho la proposición del otro y esto me permite conocer, desde qué emoción está actuando, de qué se está haciendo cargo y para qué lo hace.


Solo puedo realizar una indagación efectiva cuando valido a quien me escucha como un otro diferente a mí, con probables diferencias en el modo de interpretar el mundo.


Estas diferencias de interpretación son solo eso, diferencias y constituyen un puente a construir nuevas posibilidades más allá de mi mirada sobre lo que acontece.

Habilita caminos que quizás estaban ciegos para mí.

Y lo mismo ocurre cuando propongo. Dado que busco entender desde qué emoción me expreso, de qué me estoy haciendo cargo al hablar y para qué lo digo. Cómo dice el dicho, “cuando Pedro habla de Juan, habla más de Pedro que de Juan”. Al proponer, estoy dispuesta a revelar mis valores, mis creencias, mi postura.

Solo danzando entre la proposición y la indagación, logramos construir un horizonte compartido de inquietudes o descubrimos que no tenemos inquietudes a compartir.

Elegimos con quien queremos danzar y con quien no. Nos transformamos en protagonistas de nuestro acontecer y caminamos hacia el futuro que queremos lograr.


Estela Pirra.


1,393 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Soltar.